Cajas de cartón: Conceptos importantes para elegir el embalaje óptimo.

En primer lugar, cuando buscamos nuestra cajas de cartón o embalajes óptimos, es definir nuestras necesidades, todo muy bien determinado, porque esta será la base de toda nuestra elección.

Como prioridad, tenemos que definir nuestro presupuesto, 15 céntimos, 50 céntimos, 1 euro o dos euros por caja. Una vez decidamos nuestro presupuesto unitario, debemos evaluar cuantas cajas necesitamos al mes o al trimestre y ver si nos es rentable aumentar cantidad de pedido, con el objetivo de abaratar costes. Este apartado está intrínsecamente relacionado con el espacio que tengamos para almacenar las cajas. Una vez definido nuestro presupuesto y espacio, deberemos ver que necesitamos, que producto necesitamos introducir en la caja de cartón y que uso se le va a dar a esta caja.

Características de la caja.

  • Tamaño de largo, ancho y alto de la misma.
  • Resistencia, tanto a la apilabilidad como a los golpes que pueda recibir.
  • Fragilidad del producto que necesitamos embalar.
  • Imagen de nuestro paquete.
  • Tacto de nuestro paquete.
  • Forma de embalar y desembalar.

Vamos a ir definiendo cada una de las características y viendo que tenemos que tener en cuenta para cada una de ellas.

Tamaño:

El tamaño de la caja es importante, y dependerá de lo que necesitamos embalar, si es un solo producto, determinar el tamaño de la caja de cartón será algo sencillo, sólo debemos medir el objeto y sabremos la medida de la caja. No obstante es recomendable hacer una muestra para comprobar con el objeto, con el fin de asegurar las medidas.

Si por el contrario debemos meter varios productos o esa misma caja se va a usar para varios productos diferentes y según el pedido tendremos unas necesidades u otras. Podemos recurrir a modificar la altura de la caja con cortes o podemos usar todo tipo de relleno, ya sea burbuja, lana, periódico etc etc…

acotada

Resistencia:

Tenemos que estudiar que uso le vamos a dar, si vamos a usarla con el fin de paletizar y entregar nosotros mismos. Deberemos tener en cuenta sobre todo la apilabilidad de la misma, que peso vamos a colocar en cada caja y como estará repartido. Si el mismo producto hará de resitencia a la apilabilidad y realmente la caja lo que hace es de funda, nuestro embalaje será considerablemente más barato, por ejemplo, las cajas para garrafas de aceite, que suelen ser de canal sencillo, pese a albergar una cantidad de peso importante. O si solo serán cajas para almacenaje.

Si la caja de cartón necesitamos usarla para hacer envíos por agencia, este tipo de caja sufren mucho en el transporte, hay que tener en cuenta que cada caja pasa por varios camiones y que el transporte de camión a camión, no siempre es de mano en mano, sino de camión a suelo, es decir 1 metro y medio o dos de caída es lo que nos podemos encontrar. Debemos tener en cuenta que en el transporte a pesar de que son profesionales e intentan optimizar, además del espacio de los camiones la colocación del mismo, nos podemos encontrar con que alguna vez nuestro paquete que es frágil esté en la parte baja, por lo que deberá soportar gran peso.

A pesar de que tengamos seguro contratado, nuestro principal objetivo es cumplir el plazo con el cliente, que el paquete llegue en perfecto estado y muchas veces el conseguir un embalaje más resistente no es tan caro o significativo en el precio del producto.

canal doble          canal sencillo

Canal Doble           Canal Sencillo

Fragilidad:

Este punto es clave y no tiene por qué encarecer la caja en exceso, a veces es mejor un cartón más fino que vaya creando cámaras de aire dentro de la caja, con el objeto de que los golpes los absorban esas cámaras de aire y en ningún momento nuestro producto reciba los golpes, por ejemplo, nuestras cajas de cartón para envío de botellas.

En este apartado tenemos la opción ingeniosa o la opción más usada, que es la de aumentar la calidad del cartón para hacer la caja más resistente y que absorba los golpes por ella misma.

Imagen de nuestro paquete:

En este apartado tendremos que prestar especial atención a nuestro diseño. Muchas veces el coste de fabricación de la caja es el mismo, pero el diseño que hayamos elaborado puede hacer que varíe la presencia de la misma, es un punto determinante, que debemos tener en cuenta.

Si hay un factor que es clave, podemos elegir impresión offset o flexo. La impresión offset es de alta calidad, calidad fotográfica, pero eso implica un contracolado de la caja que puede encarecer la misma multiplicando su precio por 2 o por 3, dependiendo de hasta donde queramos llegar, esto está intrínsecamente relacionado con el tacto, que es nuestro siguiente apartado a tener en cuenta.

     2...........            2

Offset                                                                                    Flexo

Tacto de nuestro paquete:

Aquí poco podemos hacer con el diseño y si depende mucho de nuestro presupuesto. Podemos encontrar diferentes acabados: barniz, brillo o mate. Dentro del mate hay uno más Premium, llamado “Soft Touch”. El acabado mate y el soft touch son los más parecidos a las cajas de móviles de las marcas más conocidas del mercado, suben el precio de la caja en un 10 o 15% dependiendo del tipo de acabado que queramos elegir.

Podemos buscar un tacto Premium por dentro y por fuera, lo que dará sensación de más rigidez al producto y mejor presentación. Hoy en día compramos con los ojos muchos de los productos y es por ello que cada vez más, debemos cuidar la imagen de nuestro envoltorio, igual que nos duchamos, nos vestimos, afeitamos, peinamos o maquillamos para salir a trabajar o ir a tomar algo con amigos, debemos cuidar esa apariencia en nuestro embalaje. Esta tendencia de embalaje más “currado”, denominada packaging, está en pleno auge en los últimos años y si tenemos una empresa, tenemos que prestar especial atención a la misma.

1........

Tacto mate

Formato para embalar y desembalar:

Aquí es donde jugamos de nuevo con la imaginación, cada caja puede ser diferente, a pesar de que hay unos catálogos elaborados por FEFCO y AFCO. Podemos modificar esos formatos de caja a nuestro antojo, para conseguir disimular cantos de cartón para abaratar la caja por menos uso de cartón, para conseguir un efecto especial cuando el cliente habrá nuestra caja o para conseguir una optimización a la hora de montar nuestras cajas y embalar nuestro producto.

Esto lo podemos conseguir eligiendo bien los tipos de cierre, variando el modelo de la caja o dejando volar nuestra imaginación. Puede encontrar todo tipo de cajas de cartón baratas y de muchos formatos diferentes.

Una caja reutilizable y fácil de manejar dará un valor añadido al producto.

collage

Espacio necesario para almacenar todas nuestras cajas de cartón:

Este apartado está intrínsecamente relacionado con nuestro presupuesto, ya que de nada nos sirve tener liquidez para comprar 50.000 cajas, si las vamos a gastar en 10 años y sólo podemos almacenar 3.000. Por lo tanto hay que preguntar al proveedor cuantos palets y que medidas tienen los mismos para poder almacenar. Hay que tener en cuenta, que las cajas de cartón todas van desplegadas, por lo que ocupan muy poco espacio, en cambio las cajas forradas al cromo ocupan un espacio mayor, puesto que no se mandan desplegadas, son cajas que están montadas y se entregan en ese mismo formato.

shutterstock_99009155

¿Quieres saber que más necesitas definir para elegir tu caja de cartón correcta o el embalaje idóneo para tu producto? Te asesoramos de forma gratuita y sin compromiso, para que puedas obtener un gran ahorro en los puntos críticos de la elección del embalaje, de la mano de los mejores profesionales del sector.

Podrás encontrar todo en Caja Cartón Embalaje. Com. ¡Te esperamos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *